lunes, 11 de septiembre de 2017

Pan y palabras

Desde sus orígenes hasta nuestros días, los abecedarios siguen poblando el universo de la literatura para las infancias. En la Edad Media y el Renacimiento, los primeros libros ilustrados eran los abecedarios que  se utilizaban para aprender a leer y escribir y, además, contenían historias con contenido moralizante. 
En la actualidad, este género sigue estando presente pero con variantes. Quiero compartir con ustedes un abecedario que traje de mi viaje a España: PanAbecedario de Ana Rosetti y Carlos Pan, editado por Torremozas en 2014 y reeditado en 2016. 



En este abecedario poético, cada letra introduce una poesía que refiere a palabras donde hay predominancia de la letra en cuestión. Así, en algunos casos, la letra da lugar a los sentidos posibles de una palabra como "Ahora". 



En otros la letra es la oportunidad para construir un texto donde una palabra da origen a resemantizaciones, juegos de palabras o juegos sonoros como, por ejemplo, con la letra "R" donde el inicio del poema nos lleva a pronunciar la onomatopeya "rum, rum..." y, a partir de allí, acciones y personajes que suenan con la r y con ese sonido de ronroneo. 


La letra "K" introduce una posible definición de "kafkiano" - "Como en las pesadillas/compruebas con angustia,/ que no existen salidas". Otras veces, la letra nos lleva hacia el mundo del folclore infantil y, por ejemplo, el juego del "Veo veo" en la letra "V" o, al mundo de las coplas como, por ejemplo, en la letra "Y". Otras letras nos traen otros poemas. 
 




Así cada letra es zambullirse en un sonido nuevo, unos sentidos posibles y la poesía como juegos de lenguaje donde las posibilidades son infinitas. 

Un abecedario con pan y palabras. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario