lunes, 22 de julio de 2013

De lo tradicional a lo transgresor: temáticas de la LIJ Latinoamericana




Foro Temáticas de la Literatura Infantil y Juvenil latinoamericana. De lo tradicional a lo transgresor
23° Jornadas para Docentes y Mediadores de lectura
en la 23° Feria del libro infantil y juvenil
Buenos Aires, 18 de julio 2013


Libros experiencia o la experiencia de leer literatura para niñxs en Latinoamérica
Por Valeria Sardi

Cuando pensaba qué cuestiones me interesaría compartir con ustedes en esta oportunidad, leyendo un libro de entrevistas a Michel Foucault me topé con una cita que me resultó productiva para pensar en cómo se puede pensar el universo textual de la LIJ latinaoamericana.
Dice Foucault: “mis libros son para mí experiencias (…) Una experiencia es algo de lo que uno mismo sale transformado. Si tuviera que escribir un libro para comunicar lo que ya pienso antes de comenzar a escribir, nunca tendría el valor de emprenderlo. Sólo lo escribo porque todavía no sé exactamente qué pensar de eso que me gustaría tanto pensar. De modo que el libro me transforma y transforma lo que pienso.” Dice más adelante “una experiencia es una ficción; es algo que uno se fabrica para sí mismo, que no existe antes y que encontrará su existencia después.” Y, agrega, “la relación con la experiencia debe permitir una transformación, una metamorfosis, que no sea simplemente la mía sino que pueda tener determinado valor, que sea accesible para los otros de forma tal que estos puedan hacer esa experiencia” (Foucault, 2013:33-34 y 39).
Releo esta cita de Foucault y pienso en cómo podemos organizar un recorrido por los temas de la LIJ latinaoamericana a partir de un recorte posible, una tradición selectiva que dé cuenta de aquellos textos que los lectores y las lectoras viven como experiencia, salen transformados después de leerlos; libros que interpelan a los lectores niños y niñas, que transforman y producen metamorfosis en quienes los leen, comunican lo que no sabemos, nos hacen conocer mundos inesperados, son ficciones que fabrican universos que no existen y que vienen a encontrar su existencia en la lectura. Textos experiencia que acercan a los lectores y lectoras mundos ficcionales que dejan pensando, que interpelan, interrogan, sacuden, perturban, desconciertan. Textos experiencia que transforman a lxs lectores y posiblemente también a sus autorxs.
Así, a partir de este recorte posible, me propongo presentar algunos textos de la LIJ latinaoamericana que en cuanto a sus temáticas y al modo de construcción literaria que proponen, los podemos pensar como libros experiencias, libros que dialogan con los lectores desde su dimensión polisémica.
Ahora bien, en cuanto a la dimensión temática, objeto de este foro, los textos que iremos recorriendo dan cuenta que la LIJ latinoamericana ha ido configurándose como un sistema cultural dinámico donde se hacen presente textos de temáticas que se mueven entre lo residual y lo emergente. Como señala Raymond Williams, lo residual se refiere a aquello “que ha sido formado efectivamente en el pasado, pero todavía se halla en actividad dentro del proceso cultural; no solo como un elemento del pasado sino como un efectivo elemento del presente”; en este sentido, podemos analizar la presencia de ciertas temáticas que ya estaban presentes en la historia de la literatura para niños y que perviven de modos diversos. Asimismo, paulatinamente, en el campo de la LIJ latinoamericana han ido apareciendo temáticas que se configuran como emergentes, es decir, temáticas que dan cuenta de “nuevos significados y valores, nuevas prácticas, nuevas relaciones y tipos de relaciones que se crean continuamente” (Williams, 1980:144-145) que son claramente disruptivas respecto de la tradición literaria de la LIJ latinoamericana.  
  
Ya en los 60 María Elena Walsh se había atrevido a darle otra entidad a la palabra en los textos literarios para niñxs, a asignarle sentidos nuevos y redescubrirla en tanto signo que interpreta, que tiene diversos significados en tanto sujetos lo interpreten. La LIJ con Walsh se atreve a dejar el territorio de lo didactizante para sumergirse en el del juego del lenguaje, la polisemia, la ruptura estética, entre otras dimensiones que esta autora pone en escena.





Esta potencia de la palabra en su enunciación se redescubre en textos como Palabras (Alfaguara, 2006) de la uruguaya Susana Olaondo, en Tucán aprende una palabra (del Naranjo, 2010) de Márgara Averbach, Caraclasa (Sudamericana, 2010) de Magdalena Helguera y en ¡Déjenme dormir! de la escritora mexicana Nina Basich (Comunicarte, 2012). En estos cuatro textos narrativos la palabra tiene una potencia performativa que a partir del juego y las combinaciones crea un campo de palabras donde las ovejas leen –como en Palabras de Olaondo-, o bien la palabra tucán es resemantizada por este pájaro en Tucán aprende una palabra a partir de situaciones diversas como clave y llave para encontrar la libertad. O cómo la palabra “caraclasa” –en la novela homónima de la escritora uruguaya Magdalena Helguera- que según relata la narradora a su hermana menor, a partir de sufrir el cambio de vida debido a la experiencia inmigratoria, adquiere poder  con esa palabra nueva:  “la que me había regalado esta casa cuando entré para que no llorara más y no siguiera pidiendo que volviéramos a Maldonado”. O en ¡Déjenme dormir! el niño pronuncia la palabra “silencio” deseando poder dormir y el mundo se calla, no tiene sonidos y el niño se pregunta cuál es la palabra que le pueda “devolverle los sonidos al mundo”. Las palabras, en estos relatos, dan entidad a las cosas, re-presentan la realidad y resignifican la experiencia a partir de su potencia performativa. En estos textos se relata la historia de un tucán que pierde la libertad, de una regadera que riega palabras, de una niña que migra y de un niño que quiere dormir, cuatro historias mínimas que se agigantan a partir de poner en el foco la mirada metalingüística, remitir a cómo las palabras representan y construyen ficción. Cuatro relatos que ponen en juego una temática residual que adquiere sentidos nuevos. Cuatro relatos donde la palabra se resignifica, se transforma, muta y construye ficciones que interpelan al lector a partir de la reapropiación de las palabras para nombrar y reinventar la realidad.

Y si hablamos del poder de la palabra, no podemos soslayar el lugar que ha ido cobrando la relación de los niños y niñas con la cultura escrita en la literatura infantil contemporánea. En este sentido, como dan cuenta las investigaciones en torno a la cultura escrita, la lectura y la escritura circulan a partir de la disponibilidad de materiales escritos en la vida cotidiana y las posibilidades de acceso en tanto situaciones que favorezcan o no la apropiación de la cultura escritura. Y la LIJ latinoamericana ha introducido en estos últimos años cada vez más esta temática –que ya estaba presente en textos como Azul la cordillera (Norma, 2006) [1995] de María Cristina Ramos, por ejemplo, en “Margarita” donde una mujer ya adulta recuerda la imposibilidad de concurrir a la escuela de chica por tener que trabajar y el deseo de que su sobrina pueda ir a estudiar, como no ha podido ella para que “ella tenga su cuaderno y su escuela”- en los textos que se editan, acaso como un modo de visibilizar una preocupación ideológica y una deuda aún pendiente en muchos países de América Latina. 
Así en De carta en carta (Alfaguara, 2003) de la escritora brasilera Ana María Machado se retoma esta temática ya tratada en la tradición literaria para niños, se narra la historia de un niño llamado Pepe y su abuelo José que viven con la familia y mientras el resto de los integrantes van a trabajar y los hermanos mayores de Pepe a la escuela, ellos dos se quedan en casa. Ni Pepe ni José saben leer ni escribir y, a partir de una discusión dejan de hablarse y deciden empezar a escribirse. Es allí donde Miguel, un escribidor de la plaza de los Escribidores comenzará a escribirles las cartas y funcionará como mediador cultural entre abuelo y nieto. A Pepe le pedirá a cambio que vaya a la escuela y José le pagará con flores de su jardín. El relato se estructura a partir del intercambio entre escribidor y cliente, las escenas de escritura delegada entre Miguel y Pepe y, otras veces, con José; las cartas que les escribe; las respuestas a esas cartas y cómo cada uno de los personajes se posiciona como autor de su propia vida a partir, en el caso de Pepe, de acceder a la escuela y aprender a leer y escribir. De ser un sujeto sin palabra propia deviene un productor cultural que escribe su propia historia a partir del acceso a la lectura y la escritura.
Otro texto que trabaja esta temática es Cartón y papeles de Cecilia Pisos (Comunicarte, 2011) –ganador del Primer Premio del Séptimo Concurso de Cuentos Infantiles “Los niños del Mercosur” en su edición 2011- en el que se narra la historia de Mayra, una niña cartonera, que descubre en la biblioteca popular un libro sobre una princesa encerrada en una torre  y a partir de allí ve su realidad a través de los ojos de la ficción. El Gorrita o el Ogro, como ella le dice, le roba el libro por considerarlo cartón apto para el reciclaje, Mayra busca el momento para recuperar su libro,  y aunque pierde las zapatillas en el intento logra escapar “como si también cabalgara de regreso” como la princesa y el príncipe que huyen en el mismo caballo. La ficción funciona como protección y salvoconducto frente a los embates de la pobreza y la violencia. 
 Leyendo estos libros y otros más que iremos nombrando a lo largo de este recorrido posible por la LIJ latinoamericana, podemos preguntarnos quiénes son esos niños y niñas que están presentes en la literatura contemporánea, qué infancias se construyen desde la ficción y qué infancias se imaginan como lectoras de estos textos.
Una temática claramente emergente en los últimos años en la producción editorial para niños latinoamericana, como da cuenta de ello el texto de Pisos nombrado anteriormente, muestra la presencia cada vez más fuerte, de textos que narran historias donde se tematiza la situación de niños deteriorados, víctimas de la pobreza estructural y los problemas sociales que acarrea ésta.  

Por ejemplo,  Manta de estrellas (OQO Editora, 2005) del brasilero Ricardo Lísias la temática del no acceso a la escolarización se vincula, a su vez, con otros temas que hacen a la realidad de las infancias en América Latina como el hambre, la vida en la calle y la marginalidad, temas claramente transgresores con respecto a lo que nos tenía acostumbrados la literatura infantil en las décadas del 80 o del 90. Se trata de una novela estructurada en veintiséis capítulos que narra las vicisitudes de un niño de la calle, de un niño que trata de escapar de la rutina dolorosa de los sin techo a través de la posibilidad de aprender a leer y escribir. Un mundo de desamparo y dolor, de miedo a los más fuertes –ajenos o cercanos-, de deseo de ser otro, de enorme desigualdad. Un cura que acompaña ese estar en el mundo con la provisión de comida, alguna ropa y la posibilidad tal vez de alfabetizarse y que menino considera como un refugio a la realidad hostil que le toca vivir. Y la imaginación como salida en unas piedras donde el juego se inscribe y la noche puede ser un reparo o una amenaza. En esta cruda novela, la temática del acceso denegado a la escolarización y a la cultura escrita se enlaza con la cuestión social del hambre y la vida en la calle. De modo tal que menino no tiene posibilidades de salir de esa realidad opresiva y desigual. Menino es un chico de la calle pero, a la vez, es un niño sin nombre donde referenciarse de modo tal que es, también, muchos niños y niñas.



También en la literatura argentina nos encontramos con textos que tematizan esta problemática como, por ejemplo, podemos leer la historia de dos niños de la calle, Magui y Tomás, que son víctimas de la trata de personas en el cuento Caramelos de fruta y ojos grises” de Liliana Bodoc incluido en Amigos por el viento (2008) o, de la misma autora, el cuento  “Un soberano en harapos” -incluido en el volumen de cuentos Reyes y pájaros (2007)-  en el que se relata la historia de un niño de la calle en un parque de diversiones que desde su perspectiva manifiesta todo lo que ve sin poder acceder a ello. Por otra parte, se describe a sí mismo y en una clara apelación al lector asevera: “¿Hace falta que les diga que yo era pobre como una rata?”.  O El país de Juan (2010) de María Teresa Andruetto en la que se narra la historia de vida de Juan y Anarina, dos niños que pertenecen a dos familias empobrecidas que por circunstancias económicas desfavorables no tienen otra salida que ir a vivir a Villa Cartón y sobreviven por la venta de los papeles y cartones que cirujean.

En otros casos se aborda esta temática pero se la conjuga con la lucha por la dignidad y por mejores condiciones de vida como en la nouvelle Mientras duermen las piedras  (2008) de María Cristina Ramos - que narra la historia de un barrio pobre que lucha por tener unas condiciones de vida más dignas y el lugar que los niños tienen en contextos de vulnerabilidad social- ; texto que nos recuerda el recientemente reditado La calle es libre de Kurusa y Monika Doppert (Ekaré, 1981) donde se ficcionaliza la historia de un barrio pobre de Caracas en que los niños piden a las autoridades un parque para poder jugar y, después de la indiferencia de los políticos y la desidia estatal, logran con solidaridad y organización barrial su cometido. O el libro álbum Maqueta (Calibroscopio, 2012) de Iris Rivera y Luciana Fernández donde se relata la historia de un reino de cartón y corcho a la vera de un río que cuando llueve se inunda y la gente pierde sus casas y los gobernantes de turno no hacen nada, en una clara alusión a la inoperancia del estado frente a la vulnerabilidad social.





La presencia de la dimensión política en la literatura para niños latinoamericana es una temática emergente que va teniendo cada vez más presencia, aunque podemos reconocer algunos pocos textos donde aparecía esta temática de manera velada como la novela Las visitas de Silvia Schujer publicada en 1991 –que narra en primera persona las vivencias de un chico que tiene a su padre preso- o Los desmaravilladores de Elsa Bornemann publicada en el mismo año donde se tematiza acaso por primera vez la problemática de los niños botín de guerra durante la última dictadura militar.

En la literatura argentina, un texto insoslayable inscripto dentro de esta temática es la nouvelle El año de la Vaca (Sudamericana, 2003) en la que la narración de historias es el principio constructivo del texto, ya que está estructurada en dos partes divididas en seis personajes, tres varones –Sebastián, Rafael, Leo-Leonardo- y tres mujeres –Alejandra, Laura, ¿Nadia?-¿Celeste?-, que dan su versión de los hechos. Seis voces para contar una historia de búsqueda de la identidad, seis miradas sobre un año en la escuela secundaria donde Nadia se transforma en Celeste, donde la Vaca adquiere otro espesor identitario y donde cada narrador de la historia cambia a partir de los sucesos que viven. Una novela que es un ejercicio de exorcismo para su autora –poder contar la experiencia terrible de su escuela secundaria- y para nombrar la historia de la desaparición de personas y el robo de bebés durante la última dictadura militar en nuestro país. 
La temática de la desaparición de personas también está presente en un texto anterior, La composición (Ekaré, 2000) del escritor chileno Antonio Skármeta con ilustraciones de Alfonso Ruano, en la que se narra la historia de Pedro, un niño que cursa el tercer grado y es un apasionado por el fútbol. Todas las noches sus padres escuchan la radio para oír noticias del país que vive en dictadura. Un día Pedro ve cómo se llevan los militares al padre de su amigo Daniel y otra mañana llega un militar a la escuela y propone un concurso de composiciones donde los chicos escriban “Lo que hace mi familia por las noches.” Un relato que muestra la vida cotidiana de una comunidad en dictadura y la necesidad de Pedro de responderse si él también, un niño, puede estar en contra de la dictadura.  
Otro texto donde se tematiza la vida bajo la opresión dictatorial es Un amigo para siempre (Calibroscopio, 2012) de Marina Colasanti con ilustraciones de Rodrigo Folgueira, donde se ficcionaliza la vida de Luandino Vieira, un escritor de Angola, “que luchó por la independencia de su país.” El texto narra la vida cotidiana de un hombre preso, que estaba solo en una celda y una vez por día salía a un “gran jardín rodeado de muros altos y vigilado”. El hombre vivía de su imaginación y ahí estaba su libertad, más allá de las rejas y la prisión en la que se encontraba. Donde no había jardín él lo construía con su pensamiento, sonreía por dentro, leía el mundo que lo rodeaba y lo transformaba gracias a su imaginación. Era el universo interno lo que lo mantenía vivo y la relación que establece con un pájaro a partir de unas migas de pan, con quien dialogaba. Ese pájaro funciona en el relato como el poder de la imaginación y de la libertad. Un texto poético donde el tema de la opresión dictatorial es subvertida por la búsqueda del hombre de su libertad de pensamiento, a partir del relato intimista de la experiencia.
La temática política está también presente en Eloísa y los bichos (Calibroscopio, 2009) del escritor colombiano Jairo Buitrago y el ilustrador Rafael Yockteng quienes en este libro álbum narran la historia de Eloísa, una niña que llega con su padre a otra ciudad donde todos son bichos raros. Este libro álbum narra a partir de la interconexión entre discurso verbal y discurso visual la experiencia traumática de una niña víctima del desplazamiento por cuestiones políticas. Pero no es solo eso, es la historia de una niña que se siente diferente en la escuela, que no tiene amigos, que tiene miedo porque no conoce la ciudad. Este libro es el relato desde la mirada infantil del desarraigo y la pérdida del lugar propio; es un libro experiencia sobre la búsqueda de la identidad.

Si hablamos de identidades, podemos hacer referencia a varios textos que incorporan esta temática residual, presente en la literatura para niños desde hace muchos años, pero que se aborda en la actualidad con matices nuevos.

Así, por ejemplo, en algunos de los cuentos que se incluyen en el libro Déjame ser la Negra María (Abran Cancha, 2010) de Adela Basch se aborda el problema de la identidad, como por ejemplo en el cuento que da título al libro donde la diversidad, la identidad y la búsqueda del cambio llevan a Ingrid a querer ser María, la negra, la transformada al ritmo del carnaval. O en “La mujer alada” una mujer logra romper la rutina de sus días para transformarse,  a partir de la ruptura de la rutina y la ficción abre sus puertas a la vuelta de la esquina. En Déjame ser la negra María y otros cuentos, Basch nos sorprende por la transformación del tono de los textos, las historias que se narran, la mirada microscópica sobre hechos de la vida cotidiana que cambian y se metamorfosean a la luz de una mirada nueva, íntima, privada.  
El tema de la identidad también está presente en Niña bonita (Ekaré, 2010) de Ana María Machado donde una niña negra es interpelada por su vecino, un conejo blanco, acerca de su identidad, del origen de su negritud. El relato se construye en un claro intertexto con la Bella Durmiente donde la pregunta ya no es acerca de quién es la más linda sino por qué se es tan bonita: “- Niña bonita, ¿cuál es tu secreto para ser tan bonita?”
Otro texto donde la identidad o la búsqueda de identidad se tematiza es el libro álbum El rabo de Paco (FCE, 2011) del escritor colombiano Triunfo Arciniegas e ilustraciones de óscar Soacha, en el que Paco, un tigre, pierde su rabo y, a pesar de que lo busca por todos lados, el rabo no aparece.  Pero, ese viaje geográfico e interno que emprende en busca de su rabo, le sirve para darse cuenta que no importa que sea diferente: “Nadie sabía nada del rabo de Paco. Pero ahora todos sabían que Paco había recorrido el mundo.”   


Por último, para cerrar este recorrido por textos que tematizan la identidad, nos encontramos con el libro álbum El vestido de mamá (Criatura, 2011) de los uruguayos Dani Umpi y Rodrigo Moraes, que introduce la temática queer a partir del relato de un niño que cuenta acerca de la vestimenta que usan sus padres y él en distintas épocas del año y elige un vestido de su mamá “brillante que parece un juguete”, “con piedritas de colores. Parecen caramelos. Son muy pero muy chiquititos. Caramelos para hormigas. Están pegados al vestido con magia” para ponérselo y pasear con él. Cuando se pone el vestido se siente diferente y sus amigos también lo hacen sentirse raro, distinto.  El texto aborda el tema del travestismo y la búsqueda de la identidad de un niño que disfruta jugando con el vestido de su mamá, pero también relata desde la mirada infantil cómo un niño descubre sus preferencias pero todavía no entiende cuál será el momento especial para poder usar el vestido. Estos cuatro últimos textos dan cuenta también de la búsqueda por presentar temas ya abordados en la tradición literaria infantil pero con perspectivas nuevas que dan cuenta de relaciones emergentes en la contemporaneidad. Se trata, nuevamente, de libros que a través de la metáfora acercan a  los lectores y lectoras situaciones de vida y experiencias subjetivas de niños y niñas latinoamericanas.  

Para concluir tomo unas palabras del escritor español Gonzalo Moure, “un buen libro es el que es un buen libro, y no el que trate de este tema o de otro, o el que sirva para enseñar algo”. En este sentido, creo, tenemos que recuperar la mirada sobre la dimensión literaria de los textos, cómo se cuentan las historias y cómo el lector es interpelado desde lo literario. Se trataría, entonces, de privilegiar al lector por sobre la mirada del adulto como censor, de centrar la mirada en lo literario, en la factura y construcción de los mundos posibles dando cuenta de que es posible pensar una literatura que aborde temáticas crudas de la realidad con sensibilidad, pensando en los niños y niñas como lectores, sin imponer valores o discursos moralizantes.  Es posible, entonces, tratar temáticas de la realidad poniendo en juego ciertos procedimientos literarios, géneros, tradiciones, poéticas para construir un objeto literario polisémico.
En este sentido, la apuesta es dar cuenta de libros experiencia, textos que interpelan al lector niño a través de la metáfora y la polisemia para que puedan conocer mundos diferentes, y, a partir de conocerlos, invitarlos a reflexionar, a hacerse preguntas, a interrogarse sobre otras historias de vida, otros universos, otras experiencias y debatir en torno a ellas. Se trata de poner en el centro aquellas ficciones que desafíen al lector, lo movilicen, le abran la puerta a sensaciones y experiencias donde pueda bucear en lo desconocido o ajenizarse de lo familiar para percibirlo desde otra perspectiva.  

Bibliografía
Foucault, M. (2013) La inquietud por la verdad, Buenos Aires, Siglo XXI.
Williams, R. (1980), Marxismo y literatura, Madrid, Península.
Textos literarios:
Andruetto, M. T. (2010) El país de Juan, Buenos Aires, Aique-Anaya.
Arciniegas, T. y Soacha, O. (2011), El rabo de Paco, México, FCE.
Averbach, M. (2010), Tucán aprende una palabra, Buenos Aires, Del Naranjo.  
______________ (2003), El año de la Vaca, Buenos Aires, Sudamericana.
Basch, A. (2010), Déjame ser la Negra María y otros cuentos, Buenos Aires, Abran Cancha.
Basich, N. (2012),  ¡Déjenme dormir!, Córdoba-Argentina, Comunicarte. 
Bodoc, L. (2008), Amigos por el viento, Buenos Aires, Alfaguara.
__________ (2007) Reyes y pájaros, Buenos Aires, Norma.
Buitrago, J. y Yockteng, R. (2013), Eloísa y los bichos, Bogotá –Buenos Aires, Babel y Calibroscopio.
Colasanti, M. (2012), Un amigo para siempre, Buenos Aires, Calibroscopio.  
Helguera, M. (2010), Caraclasa, Montevideo, Sudamericana.
Kurusa y Doppert, M. (1981) La calle es libre, Caracas, Ekaré.
Lísias, R. y Ezquieta, I. (2005), Manta de estrellas, Pontevedra, Oqo Editora.
Machado, A. M. (2010) Niña bonita, Caracas, Ekaré.
________________ (2003), De carta en carta, Buenos Aires, Alfaguara.
Olaondo, S. (2006), Palabras, Montevideo, Alfaguara.
Pisos, C. (2011), Cartón y papeles, Córdoba-Argentina, Comunicarte.
Ramos, M. C. (2008), Mientras duermen las piedras, Buenos Aires, Edelvives.
______________ (2006), Azul la cordillera, Buenos Aires, Norma.
Rivera, I. y Fernández, L. (2012), Maqueta, Buenos Aires, Calibroscopio.
Skármeta, A. y Ruano, A. (2000), La composición, Caracas, Ekaré.
Umpi, D. y Moraes, R. (2011), El vestido de mamá, Montevideo, Criatura editora.   




































  







9 comentarios:

  1. Invitación - E
    Soy brasileño.
    Pasei acá leendo , y visitando su blog.
    También tengo un, sólo que mucho más simple.
    Estoy invitando a visitarme, y si es posible seguir juntos por ellos y con ellos. Siempre me gustó escribir, exponer y compartir mis ideas con las personas, independientemente de su clase Social, Creed Religiosa, Orientación Sexual, o la Etnicidad.
    A mí, lo que es nuestro interés el intercambio de ideas, y, pensamientos.
    Estoy ahí en mi Simpleton espacio, esperando.
    Y yo ya estoy siguiendo tu blog.
    Fortaleza, la Paz, Amistad y felicidad
    para ti, un abrazo desde Brasil.
    www.josemariacosta.com

    ResponderEliminar
  2. Leo que hay infinidad de literatura latinoamericana por ofrecer, invitar y esparcir en las aulas o en otros espacios. Siempre hay sitios para enriquecer. Tomo para expandir "volver la mirada sobre lo literario" y lo pienso como el camino diario a recorrer especialmente por la escuela.

    ¡Cuánto se aprende!. ¡Gracias!.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por los comentarios! Besos,

    ResponderEliminar
  4. Qué lujo este análisis literario! Y qué recorrido maravilloso de temáticas, narrativas y autores diferentes! Lamenté perderme el encuentro ese día pero por suerte publicaste el texto y así me llegó tu voz! Gracias!!!
    Cuántos títulos que tengo para agregar a la lista; es infinita, no?
    Un beso,
    Natalia.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Natalia! son recorridos posibles, también puede haber otros. Algunos títulos quedaron afuera por la extensión de la exposición. Besos,

    ResponderEliminar
  6. Vale: disfruto mucho de la lectura compartida de El vestido de mamá desde que me lo compré en las Jornadas; la semana pasada una alumna me sorprendió porque lo llevó para leer en voz alta en una de las clases y nos contó que lo había leído en una reunión de padres de la escuela de su hija. Me parece que es un libro muy valioso para trabajar con los niños el tema de la identidad y para darles de leer a los adultos.
    Gracias por esta guía que sigue acrecentando mi mundo de literatura para la infancia! Un beso, Natalia.

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Natalia, por tu comentario! Qué interesante lo que contás! Besos,

    ResponderEliminar
  8. ¡Gracias también por la reseña de El rabo de Paco! Cuando lo compré en agosto sabía que de algún lado "lo tenía visto", y ahora que lo saqué de la bolsa de libros nuevos atrasados me lo encontré. ¡Me encantó como tantos otros de Los primerísimos! ¡Esa colección del FCE es genial, y, además, muy económica!
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Bueno, Nati, veo que seguís leyendo! Así me gusta! besos

    ResponderEliminar