lunes, 26 de noviembre de 2012

Hallazgos de un día cualquiera VII: en la librería del Teatro San Martín

Jueves 22 de noviembre a las 20:30 hs en la Sala Casacuberta del Teatro San Martín fui a ver la ópera Cachafaz de Oscar Stranoy sobre la obra homónima de Copi. Mientras esperaba para entrar en la sala, me di una vuelta por la librería que se encuentra en el hall del teatro. Revisando los anaqueles, me encontré con un libro -que había visto en el Museo de Michael Ende en Munich-: El teatro de sombras con ilustraciones de Friedrich Hechelman, editado por McMilliam este año.



Fue interesante el diálogo con el librero, porque me dijo que era un libro caro -luego no fue tan así- y comentó que no sé si serviría para algo este libro porque no deja ninguna enseñanza. Así fue como charlamos acerca de si la literatura para niños tiene que dejar un mensaje o enseñar algo. Le pregunté por qué leía un adulto y que en el caso de lxs niñxs también leían para habitar el mundo, conocer mundos posibles, abrirse a la imagianción y no con el deseo de encontrar un mensaje o una enseñanza.
Más allá de esta charla interesante para dar cuenta de cómo sigue estando fuerte en el sentido común la idea de que la literatura para niñxs tiene que ser didactizante, me llevé el libro de Ende.
Ya las guardas nos anticipan una historia de sombras chinescas que, luego, descubriremos con la lectura del texto que relata la historia de Ofelia -un personaje con nombre de personaje literario- que trabaja de apuntadora en un teatro de una pequeña ciudad. Con su voz suave le ponía palabras a la literatura detrás de bambalinas. Cuando el teatro cerró sus puertas, ella se quedó sola y tuvo un encuentro con una sombra que había quedado sola. A partir de ahí, Ofelia acoge a todas las sombras que andan sueltas, sin dueño. Vive entre sombras pero feliz. Así la acompañan Parca en Barca, Noche enfermiza, Nonuncamás, Pesovacío, entre otras sombras que ya desde su nombre connotan mundos oscuros. Cuando Ofelia es desalojada porque no puede pagar más el alquiler de su habitación, recorre los pueblos con sus sombras llevando un espectáculo de sombras con textos de los grandes autores teatrales que ella ha aprendido de memoria en su trabajo de apuntadora.
El discurso verbal se combina con el discurso visual en la primera parte del texto en proporciones similares, con uso de la doble página en imágenes sugestivas y con ciertos matices oscuros -sobre todo por la connotación negativa que tienen las sombras para el lector- y, a medida que avanza la historia, va ganando en espacio la ilustración en dobles páginas que relatan los hiatos en el discurso narrativo -como los viajes que hace Ofelia- y muestran imágenes entre el hiperrealismo y el fantasy.
Un libro bello donde la literatura juega un rol reparador para el personaje de Ofelia y se tematiza. Un libro donde la aparente oscuridad no lo es tal.
Un libro que vale la pena descubrir.
Besos,
Val

martes, 20 de noviembre de 2012

Una noche de emoción y alegría

Anoche, en el Palais de Glace, se entregaron los Premios Nacionales y mi libro Políticas y prácticas de lectura. El caso Corazón de Edmundo De Amicis editado por Miño & Dávila en el 2011 fue premiado con el Segundo Premio en la categoría Ensayo Pedagógico.Fue una noche emocionante y de felicidad, rodeada de mis amigos y afectos.

El primer premio fue para Memorias de la infancia de Sandra Carli y el tercero para Carlos Skliar por Lo dicho, lo escrito, lo ignorado.
Políticas y prácticas de lectura es el producto de mi investigación por mi tesis doctoral y se ocupa de relevar las prácticas de lectura en la escuela primaria argentina en torno a la novela infantil Corazón de Edmundo De Amicis.
Es una alegría que también se haya premiado a Sandra Carli, una promotora de la investigación en historia de la infancia en nuestro país, profesora con la que me formé en mi doctorado y fue uno de los jurados de mi tesis. Así que festejo por partida doble.
Además, otra vieja conocida de todxs nosotrxs que también fue premiada con una Mención especial fue Laura Devetach por su libro La construcción del camino lector.
Otra de las categorías fue Literatura infantil y los galardonados fueron Pablo de Santis por El juego del laberinto (Alfaguara, 2011), Verónica Sukazcer con el Segundo Premio por Hay que ser animal (Norma, 2009) y  Ruth Kaufman con el Tercer Premio por Nadie les discute el trono (Alfaguara, 2008).
Así que para los estudios sobre la infancia, la lectura y la infancia y la literatura para niños anoche fue una fiesta.

Comparto algunas fotos del evento que sacaron algunos amigos que me acompañaron.




El director nacional de Industrias culturales Rodolfo Hamawi 


Momento en que me entregan el premio



Feliz con el diploma en mano



Gracias a todxs los que me acompañaron, a lxs que se interesaron por mi investigación y mi libro, a lxs que me mandaron mensajes de apoyo y afecto.
Besos,
Val


 

lunes, 19 de noviembre de 2012

Últimas fotos de las IV Jornadas

Después de un tiempo movido, con muchas actividades laborales incluido algunos viajes, quiero compartir con ustedes algunas fotos de las actividades del viernes 28 de septiembre, el último día de las IV Jornadas de Poéticas de la Literatura Argentina para niños.

Un momento en el taller de poesía coordinado por Carolina Mathieu y Fernando Andino  





El taller que coordinó Soledad Pérez sobre Literaturas comparadas 




Susana Sagrillo coordinando el taller sobre la obra de Liliana Bodoc


El cierre con la participación de Silvia Schujer y la coordinación de Graciela Carám



Y, al final, cuando ya todos se habían ido, el equipo de trabajo en el cierre, contentos de haber cumplido con la tarea otro año más.


Gracias a todxs por participar un año más. Gracias Jorge por las fotos.
Besos,
Val