lunes, 16 de abril de 2012

Las palabras y las cosas



Querría empezar el comentario de hoy sobre el libro Tucán aprende una palabra de Márgara Averbach y Viviana Bilotti, editado por del Naranjo (2010), con las palabras finales del texto: “Las palabras son como frutas maduras. Guardan el mundo adentro”. Estas dos oraciones resumen, de algún modo, el presupuesto teórico y poético del que parte Averbach para contar la historia de Arco Iris, un tucán apresado en la selva que es llevado en cautiverio a la ciudad para ser vendido y, finalmente, llega a la casa de sus nuevos dueños, dos niños que serán la llave para encontrar la libertad.
La historia que cuenta este texto es sencilla, incluso es una temática que ya hemos visto en otros relatos, canciones y poesías pero que aquí cobra otra dimensión a partir del uso de la palabra. Las palabras remiten a las cosas y dan entidad a la realidad, son significantes y significados que re-presentan la realidad y la experiencia. En Tucán aprende una palabra Arco Iris sufre de la no comprensión del lenguaje humano y, por ello, asigna significados a la palabra “tucán”, como lo llaman los humanos que lo rodean, que van variando de acuerdo a las circunstancias. A veces “tucán” quiere decir para Arco Iris “Hola”, otras veces intuye que significa “Lo tenemos, lo atrapamos”, otras veces quiere decir “comida”, otras veces “Adiós” y “Te queremos”. Cada situación vivida le permite a Tucán establecer una relación significante entre la palabra y su significado y, de esta manera, encontrar el modo para –tal vez gracias a sus plumas deslucidas o sus alas “desacostumbradas”- poder encontrar su libertad.
Las ilustraciones de Viviana Bilotti, en colores cálidos y una paleta de verdes muy rica para describir la selva, con un intertexto con las pinturas de Wilfredo Lam, acaso, nos llevan al universo del tucán y a su vida como prisionero. Algunas ilustraciones, más osadas, juegan con las líneas de fuga y muestran ilustraciones donde la mirada se acerca o se distancia para construir un mundo de colores.
Una historia de palabras, animales y humanos que problematiza una dimensión de la filosofía del lenguaje, la compleja relación entre las palabras y las cosas. Además, esta historia también habla de cómo a veces las palabras no alcanzan para poder comunicarnos o pueden ser un enigma que debemos develar para poder decir, decirnos y decirles a otros quienes somos.

Besos,
Val

2 comentarios:

  1. Qué genial! amo estas joyas que compartís aca, val... divino libro!
    Besito:>

    ResponderEliminar